domingo, 26 de junio de 2005

VOTO EMIGRANTE

El domingo anterior hubo elecciones en Galicia. El PP obtuvo hasta ahora 37 diputados, 25 los socialistas y 13 los nacionalistas. Con el sistema Dont que se aplica para distribuir los escaños, existe la posibilidad matemática de que en Pontevedra, con el voto de la emigración el PP obtenga un diputado más, que perdería el PSOE. Esto dio lugar a que "La Voz de Galicia", en su edición digital, ofreciese como tema de debate lo siguiente: ¿Le parece justo que decida el voto emigrante?.
Después de leer respuestas tipo: "es injusto que voten personas que hace más de 40 años no viven en Galicia" ó "no corresponde que voten los gallegos que no viven en Galicia y por lo tanto no tributan impuestos" ó "basta ya de hablar de lo que hicieron los emigrantes por Galicia, ahora no hacen nada y por el contrario nosotros los ayudamos a ellos". Me sentí impulsado a participar yo también en el debate y escribí lo siguiente: "Como se presenta o debate é unha necidade, e digo porqué. Na provincia de Pontevedra (a miña), estaban en condicións de emiti-lo sufraxio, 766.916 persoas, só fixeron uso do seu direito 513.356, é dicir que 253.560, non votaron. Sen dúbida que moitos estiveron impedidos de facelo, pero tamén a moitos non lle importou un carallo, o futuro do noso país. Botarlle a responsabilidade do resultado desta elección, a posibels 50.000 galegos que queren participar do que a eles si lles interesa, só pode coller nas cabezas dos iñorantes, os féridos, os imbéciles e os escuros, que loxicamente non son moitos. A maioría son bos e xenerosos".
¿Qué quise decir?, que si los más de 200.000 pontevedreses que no quisieron votar, lo hubiesen hecho, casi con seguridad los 36 ó 37 miles de votos que se van a escrutar mañana de la emigración pontevedresa de todo el mundo, no serían relevantes. Pero si igual decidiesen el resultado final, esto sólo sería por conocerlos justamente al final del escrutinio, puesto que de ser englobados en el total general, nadie los tendría en cuenta.
Ahora, si con nuestros votos nada se altera, no haremos estos, reitero 36 ó 37 miles de pontevedreses, otra cosa que acompañar a los más de 829.000 gallegos que no quieren que Manuel Fraga siga siendo Presidente de Galicia. Por el contrario, si con el voto emigrante el PP obtiene un diputado más, y esto le permite a Manuel Fraga alcanzar un quinto período presidencial, no habrá hecho la emigración, otra cosa que seguir la tendencia de apoyar al candidato más votado en Galicia, con el 44,9% de los votos, contra el 32,5´% de Emilio Pérez Touriño, y el 19,6% de Anxo Quintana.
Que 36 ó 37 miles de votos de los residentes ausentes de Pontevedra, decidan más que los 2.311.776 habilitados para votar en Galicia, es tan imposible, como que a los cretinos, hipócritas, y malos competidores que así lo interpretan, les llegue algún día la capacidad de discernir.
Ramón Suárez "O Muxo"

domingo, 6 de marzo de 2005

EL SEÑOR FRAGA ¿QUIERE SEGUIR SIENDO PRESIDENTE DE LA XUNTA DE GALICIA?

Teniendo en cuenta que ya anunció su voluntad de presentarse en las próximas elecciones autonómicas, encabezando la lista de candidatos de su partido, por la provincia de A Coruña, parece que no hay dudas. Pero teniendo en cuenta sus comentarios de hace unos días en la República Oriental del Uruguay, yo no estoy tan seguro de que Don Manuel quiera reincidir.
Dijo el señor Fraga, refiriéndose a la empresa ENCE, ( la celulosa que lleva años contaminando la ría de Pontevedra): Si el PP consigue renovar la mayoría absoluta en las próximas elecciones autonómicas, esta empresa seguirá en Pontevedra "de una forma u otra", y justificó la ubicación de la papelera en la ría, porque ese espacio, "no tiene las características que tendría una ría en la que nunca se hiciera ninguna industrialización"
La mencionada empresa, va a construir una planta productora en Uruguay. Lo que produjo distintas reacciones en ese país. Refiriéndose a los que se oponen a la instalación de la misma, el presidente gallego dijo: "no son de derechas ni de izquierdas, sino gente que tiene averiada una parte. Si hubiese de estos cuando estábamos en la cuevas de Altamira, aún estaríamos en ellas: Esto no es política medioambiental, es perjudicar el desenvolvimiento sustentable de las sociedades".
En cuanto al tema uruguayo, no tengo suficiente información para opinar, no obstante, no me parece procedente, decir que alguien tiene averiada una parte, porque no piensa como yo. En el caso de Pontevedra, como pontevedrés, nunca entendí como se pudo arruinar legalmente durante años, nuestra ría y la vida de sus vecinos. Y desde luego, no me conformará jamás, que me digan que la ría está arruinada y debe seguir así.
No se como se vivía en las cuevas de Altamira, pero se lo que quiero: Agua pura; aire puro; seres vivos felices. Y se que para ello, nuestras rías, no sólo tiene que estar libres de contaminación, sino también, del tránsito de la droga y de los que tienen como único Dios al dinero. 

domingo, 2 de enero de 2005

TRAGEDIA EN EL LOCAL BAILABLE, REPÚBLICA CROMAGNON

Hace 46 años y medio que vivo en Buenos Aires, desde los 18 años trabajé siempre, primero como empleado, posteriormente como autónomo. Hace 30 años que conduzco mis propios automóviles, sin haber lesionado jamás a una persona con los mismos. He mandado y mando a mis hijas a recibir la necesaria instrucción, para formarlas, no sólo como personas de bien, sino también como ciudadanas útiles a su país. Mi prontuario policial está absolutamente en blanco. 
Con todo esto, bien puedo decir que, no soy el mejor ciudadano de Buenos Aires, pero soy un buen ciudadano. No obstante, nadie jamás me pagó por ello, y está bien, la función del ciudadano no es remunerada, al contrario, el ciudadano debe pagar tasas e impuestos, con cuya recaudación, se pagará a: quienes eduquen a sus hijos; quienes cuiden la salud de la población; quienes armados y educados le otorguen seguridad; quienes legislen para una mejor convivencia; quienes hagan cumplir la legislación. 
Pero yo, que me considero un buen ciudadano, pude haber sido el jueves uno más de los tantos padres buenos ciudadanos, que perdieron a sus hijos en la terrible tragedia del local bailable, República Cromagnon.
Como no lo fui, tengo tiempo y ánimo para informarme a través de la prensa; y entonces me enteré que: la capacidad del local estaba absoluta y desproporcionadamente sobrepasada; que la salida de emergencia estaba inutilizable; que los recubrimientos del techo del salón eran altamente combustibles; que ciudadanos irresponsables, introdujeron y quemaron pirotecnia en el lugar; que pequeñas criaturas estaban en una pseudo guardería del establecimiento; que la Defensoría del Pueblo, había advertido hace siete meses a las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires, acerca de la existencia de doscientos cincuenta y ocho locales bailables en la ciudad, de los que sólo treinta y seis, reunían las condiciones de seguridad necesarias en caso de producirse un incendio, (algo más del 12% bien contra casi un 88% mal) . Y veo y escucho al jefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, señor Aníbal Ibarra, diciendo que los empresarios del salón hicieron las cosas mal, que los que introdujeron la pirotecnia fueron irresponsables, que su gobierno manda inspectores, pero, al retirarse éstos, los dueños de los locales alteran la condiciones de los mismos, bla, bla, bla. 
Los ciudadanos cuyos hijos van a bailar, sabemos perfectamente, que existen otros ciudadanos que en su afán de lucro son capaces de poner en riesgo la vida de sus semejantes, sabemos también que entre los humanos hay irresponsables, capaces de poner en riesgo su vida y la de los demás, sabemos finalmente los ciudadanos, todos los peligros que acechan a nuestros hijos. Pero, señor Jefe de Gobierno, cuando usted fue ungido para tal cargo por el voto de sus conciudadanos, lo fue, por que éstos creyeron que con el aporte económico, que cada uno de ellos hace diariamente, y con vuestra capacidad de gestión, la ciudad tendría normas y controles, que no permitirían jamás, que ninguno de nosotros tuviese que llorar por una tragedia como la vivida en las últimas horas. Pero esto no fue así, y el pueblo argentino, vivió el fin de año más triste de su historia, por culpa de la corrupción e incapacidad de su gobierno, Sr. Ibarra.