domingo, 25 de noviembre de 2007

OUTRA VEZ O VOTO EMIGRANTE

O domingo pasado falei da proposta que fixera o BNG en Galicia, hoxe voulles ler unha nota publicada en Vieiros, (www.vieiros.com) que coido é unha clase maxistral sobre diáspora, nacionalismo e direitos, escrita por Fernando Pérez-Barreiro.
Destrutiva proposta do BNG sobre o voto “emigrante”


12:07 22/11/2007

A Galiza completa non está formada por apegados e emigrados, senon que é unha realidade diaspórica, como a de Irlanda ou a do povo xudeu. Ten esa sorte, que non todos os países teñen. Ten unha riqueza material e espiritual moi importante, que non se debe desaproveitar. Vivimos, cada vez máis, nun mundo de diásporas, e a diáspora galega pode ser un modelo, se sabemos aprezala e artellala ben. Non é cousa dun pasado que haxa que liquidar, senón dun futuro que hai que construir. Por iso preocupa moito que un partido nacionalista, con parcela de poder no goberno galego, propoña unha amputación da Galiza.
Os fillos ou netos de quen emigrou non son “emigrantes”. Son galegos da diáspora. A emigración, con toda a súa historia, as súas traxedias e as súas glorias, é a causa. A diáspora é o presente e prometedor resultado desa causa.
É asustador o trasfondo psicolóxico-social de actitudes excluintes como a desta proposta de reforma. Infelizmente, no nacionalismo galego hai grandes doses de españolismo inconsciente, e hai grandes eivas patriarcais que se fomentan a porfía, como se con iso o país se fose salvar en vez de se infantilizar. Unha desas graves eivas patriarcais é o odio ao que marcha da casa materna e a súa expulsión por “ingrato” e mal fillo. Iso é o que insire a doutrina da piedade filial, que é un dos piares do patriarcalismo e impera na sociedade galega. Os que marchan son malos e os que quedan coa Nai na casa meréceno todo. Que os nacionalistas galegos cultiven esa eiva que tanto dano fai á Galiza demostra o pouco que pensaron nesa nai-patria que invocan, confundindo o benestar da patria cos seus instintos mais obtusos e egoístas. Non se pode facer unha nación sen airear a mente e sen cultivar o sentimento folgado. Pechando a mente e o sentir non se poderá levar á Galiza mais que á frustración e o malogro.
O verdadeiro nacionalismo ten que consistir en querer que a nación se desenvolva e adiante en todo, sen que ningunha das súas posibilidades quede frustrada. Pero tamén invocaron sempre o nacionalismo os que buscaron a gloria deles e non a do país, e tamén é sempre posíbel e até probábel que en nome dos nacionalismos se defendan e fomenten mentalidades atrasadas, actuacións obtusas e torpes atavismos. Cómpre non esquecer que nacionalistas foron os que puxeron os seus países na dianteira do mundo ao longo da historia, pero tamén se chamaron nacionalistas Hitler, Francisco Franco e moitos outros polo estilo.

Impulsos irracionais
O intelixente sería estar dispostos a aproveitar o que poden aportar os galegos que viven fóra. O outro, seguir desprezándoos e pechándolles as portas como se fixo sempre, e facelo en nome da Galiza, é unha vergoña e non pode levar mais que ao desbarate. O nacionalismo galego ten que reflexionar moi en serio sobre ese asunto e non deixarse levar por impulsos irracionais e sentimentos escuros e incivilizados.
É lamentabel que a proposta do BNG sexa mais politiqueira que política. Polas razóns que sexa, semella que se teme que o voto da diáspora favoreza a partidos que non están hoxe no poder. Haberá que convencer a ese eleitorado de que se vai actuar mellor que os outros. O que non se pode facer é coutar os direitos que lle corresponden, aproveitando que son máis vulnerábeis. Por ese camiño de eliminación négase a democracia. Apresentar como lóxicas propostas encamiñadas a eliminar aos que podan ser un obstáculo para obter o poder que se cobiza é perigosa politicaría.
Excluir aos votantes diaspóricos das eleccións municipais e das autonómicas é precisamente cortarlles o direito de expresarse no que é máis esencial da sua galeguidade. Acentúase así a sua condición de “españois” e elimínase a de “galegos”. Sorprendente proposta para ser feita por un partido nacionalista.
O argumento de que só voten os que “teñen intereses no país”, amais de ser un criterio imposíbel de aplicar na práctica, semella un retorno ao sufraxio censitario, como o que predicaba o moderantismo do século XIX: que voten só os que teñen un certo nivel de ingresos, os “contribuintes” por riba dun certo nivel. Que non votaran os pobres, que non votaran as mulleres…O sufraxio universal conseguiuse loitando contra esas ideas, e velaí que agora imos para atrás con esta proposta.

Vínculos reais co país
E non hai que esquecer que hai moitos diaspóricos contribuintes aos orzamentos municipais, porque teñen propiedades e intereses na Galiza. E podería haber máis, e a política autonómica debería contribuir a que os houbese.
Se quen vive na diáspora é galego, nada máis antidemocrático que limitarlle o voto a que ten direito en virtude do sufraxio universal. Que ese voto sexa incómodo para o poder non é argumento válido en democracia.
Na proposta do BNG non vai abondar un exame cativo para demostrar “vínculos reais co país”, como propón o señor Jorquera. Vailles facer falta convocar "oposicións a votante".
Chama a atención como perduran algunhas ideas no galeguismo. Unha das compoñentes históricas do BNG, que é a UPG, foi xurdindo en oposición aos prantexamentos do chamado “piñeirismo”. Resulta agora que nesa estreita visión da diáspora ven coincidir con Ramón Piñeiro. Os enfrentamentos de Piñeiro coa rama ultramarina do galeguismo respondían á táctica de concentración do poder de manobra na persoa do líder neogaleguista. Conseguir esa concentración foi un trunfo para Piñeiro, pero rompeu coa idea diaspórica e universalista da Galiza. É unha lástima que perduren actitudes tan destrutivas.
Apresentar o “voto en urna” como gran avance, esencial para a limpeza do proxecto, é elevar o incidental a sustancial. ¿Ou xa se esqueceu que o “pucheirazo” facíase coas urnas?
A obsesión cos “emigrantes” das Américas parece que lle fixo esquecer ao BNG que hai moitos galegos por todo o mundo que, igual que eles, teñen nacionalidade española porque nunca a mudaron e a queren conservar. Eses galegos quedarían sen direito a voto na Galiza e desplazados dela, nunha operación de “limpeza”. Hai que ter a mente e o sentir moi pechados para non saber ou non admitir que se pode andar polo mundo sen mudar de nacionalidade, é dicer, como estranxeiros. ¿Tan imposíbel será de entender que non é preciso viver pegado ao sitio no que un naceu, e que mais ben é aconsellábel facer o máis que se poda por abrir a mente e o sentir? Pechar Galiza non pode ser unha tarefa nacionalista.

Fernando Pérez-Barreiro
Fernando Pérez-Barreiro Nolla é natural de Ferrol e reside en Londres desde hai varias décadas. Xornalista na BBC durante anos e tradutor da Organización Internacional do Café, é membro do Consello Asesor do
IGADI. Recentemente, gañou o Premio de Tradución Plácido Castro pola tradución dun Breviario do pensamento clásico chinés

domingo, 18 de noviembre de 2007

POR QUÉ NO ME CALLO

El domingo anterior inicié el programa, con el señor José Luis Rodríguez Zapatero hablando en la XVII Cumbre Iberoamericana, (se escuchaba de fondo la voz del presidente de Venezuela señor Hugo Chávez, y el famoso ¿Porqué no te callas? dirigido a éste, por el Rey de España, Juan Carlos I); escuchamos al propio señor Chávez reflexionando sobre el hecho y; al presidente del Partido Popular de España, señor Mariano Rajoy, y su interpretación del incidente. 
Personalmente creí que el tema quedaba agotado y que no volvería a comentar nada del mismo. Sin embargo, durante toda la semana, internacionalmente y también en el ámbito local, la cuestión no sólo no se aplacó sino que sigue generando nuevas reacciones y declaraciones. Hace pocas horas el señor Chávez dijo haber sido agredido por el rey de España y solicitó excusas y que rectifiquen para que esto no se convierta en un problema.
También, y en este caso desde la Argentina, la Federación de Asociaciones Gallegas a través de su presidente señor Francisco Lores Mascato, hizo pública una carta de solidaridad con el presidente de Venezuela.

La carta dice lo siguiente:

Buenos Aires, Noviembre 13 de 2007
Sr. Hugo Chávez Frías
Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

De mi consideración:
Ante los hechos ocurridos en la Cumbre de las Américas, nuestra Federación apoya tu postura, considerando que Aznar deambula por toda América al servicio del Imperio del Norte tratándote de dictador y faltándole el respeto al pueblo venezolano que te eligió.
También cuando sufriste el golpe de Estado, Aznar y el Embajador de España apoyaron dicho golpe. Considero también que el Rey, como Jefe de Estado no ignoraba estas actitudes golpistas, como tampoco ignoramos que es un golpista y fascista.
Por lo tanto ésta Institución se solidariza contigo, por tu intervención en la justa defensa del proceso democrático y revolucionario de tu gestión.
¡ Viva la Revolución bolivariana ¡
Un saludo fraternal,
Adiante sempre,

Francisco Lores Mascato
Presidente

En relación con esta carta leo a continuación el artículo publicado hoy en la edición digital de El Correo Gallego, que dice lo siguiente:

El presidente de la Federación de Asociaciones Gallegas de Argentina, Francisco Lores Mascato, remitió una nueva carta al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, en la que atribuye a "un error de transcripción" que en una misiva anterior se llamase "golpista y fascista" al Rey de España y aclara que estos calificativos estaban "referidos al ex presidente del Gobierno español José María Aznar". Lores explicó que su intención no era "llamarle de frente fascista al Rey", sino que la secretaria que tomó nota de la misiva cometió "un error de transcripción" porque estas críticas iban dirigidas a Aznar. "Estoy aclarando, no rectificando", aseguró, puntualizando que mantiene "todo el resto de la carta". Lores insiste en que Aznar y el embajador español "apoyaron el golpe de Estado" y sostiene que don Juan Carlos, "como jefe de Estado, no ignoraba estas actitudes golpistas". Lores, que también es portavoz del BNG en Argentina, rechazó también las peticiones de que abandone la presidencia de la federación. "No me voy a poner de rodillas", explicó, al tiempo que pidió que no se tomen represalias económicas contra la asociación. Por su parte, la presidenta del Consejo de Residentes Españoles (CRE) de Buenos Aires, María Teresa Michelón, puntualizó que "ni siquiera por una equivocación se pueden permitir insultos a instituciones" de España. 
El portavoz del PSdeG, Ismael Rego, ha exigido la sustitución "urgente" de Francisco Lores al frente de la Federación de Asociaciones Gallegas en Argentina si "no rectifica" sus palabras. El PPdeG también exige una rectificación y pide al BNG el cese de Lores en sus cargos como representante nacionalista.

Respaldo de Beiras y respeto de Quintana 
El ex portavoz del BNG Xosé Manuel Beiras declaró estar "completamente de acuerdo" con Francisco Lores, quien tachó al Rey de España de "golpista y fascista". "Considero también que el Rey, como jefe de Estado, no ignoraba estas actitudes golpistas" -las sufridas por el presidente venezolano y que "Aznar y el embajador de España apoyaron", según recoge textualmente la carta de Lores-, "como tampoco ignoramos que es un golpista y fascista". Por su parte, Anxo Quintana, aclaró que la carta en la que Lores llamaba "golpista" al Rey fue enviada en calidad de presidente de la Federación de Asociaciones Gallegas en Argentina, "no como responsable del BNG" en el país austral, si bien añadió que "las ideas que transmite son tan respetables como cualquier otra". Quintana añadió que en las relaciones exteriores hay que "mantener un tono diplomático e intentar huir de cierto tipo de expresiones" . 

Por todo lo anterior es que reiteraré conceptos ya vertidos en nuestro programa del domingo anterior.

El señor presidente de Venezuela hizo uso de la palabra en la Cumbre, el viernes 9 de noviembre, durante su alocución usó palabras muy duras para referirse al ex presidente del gobierno español señor José María Aznar. El día 10, siendo orador el actual presidente del gobierno español señor José Luís Rodríguez Zapatero, manifestó sus diferencias políticas e ideológicas con su antecesor, no obstante reclamó que el mismo debía ser respetado como ex presidente, elegido democrática y mayoritariamente por el pueblo español. El discurso del mandatario español fue interrumpido reiteradas veces por el señor Chávez, hasta que el rey Juan Carlos dijo dirigiéndose a éste ¿Porqué no te callas?
Cuando vamos al cine y alguien sigue hablando al iniciarse la proyección, inmediatamente es reprendido solicitándole que haga silencio. El señor Chávez, hizo algo similar a quien habla en el cine, habló y, reiteradamente cuando debió mantener silencio. El rey, y pese a que se quiera magnificar el sentido de sus palabras, no quiso hacer otra cosa que pedir coloquialmente al señor Chávez que pare de hablar para que el señor Rodríguez Zapatero lo pueda hacer normalmente. Percatado el señor Chávez de la exposición de su mal comportamiento público, rápidamente buscó cambiar el eje temático, diciendo por ejemplo, que el rey era jefe de estado pero, no electo como él por el voto popular, acabamos de escucharlo diciendo "el rey que no es rey.........aquí en América latina"; ha dicho también que América estuvo muchos años callada y que ahora nadie la hará callar, se dijo que el rey es fachista y autoritario, etc.
Yo no creo en absoluto en el autoritarismo del rey, pienso que un autoritario le hubiese dicho al presidente venezolano: Cállese por favor ó ¿Porqué no se calla?, e insisto, creo que el ¿Porqué no te callas?, fue totalmente coloquial ante alguien que había colmado absolutamente la paciencia y los límites de convivencia.
El señor Chávez, tiene todo el derecho del mundo a seguir hablando del tema, sus seguidores del mundo también, y yo sólo aspiro a que, tanto el rey como el presidente del gobierno español , sigan con la tesitura de no contestar, ratificando así aquello de que, no hay que dar por el pito más de lo que éste vale.

Otro tema muy importante de la semana fue la propuesta del Bloque Nacionalista Gallego, queriendo limitar a las elecciones generales y europeas la participación de quienes estamos en la diáspora . El propio vicepresidente de la Xunta de Galicia, Anxo Quintana, decía que la proposición del Bloque es una "contribución clara" ante un proceso que "se vuelve urgente y necesario" para "acabar con el escándalo antidemocrático que supone la actual situación".
Estas palabras del vicepresidente de la Xunta están referidas al actual sistema de voto por correo y a la necesidad de cambiarlo por el voto en urna.
Comparto absolutamente que el sistema actual es vetusto y se presta a manipulaciones, pero es poco inteligente castigar nuestro derecho, por la incapacidad de los gobernantes españoles para crear un sistema eficiente.
Declaró también el señor Quintana que en sus viajes al extranjero conoció de boca de los gallegos la necesidad de resolver la nacionalidad, de mejorar los servicios sanitarios y las prestaciones sociales, "pero en ningún caso colocaron el derecho a voto en municipales o autonómicas como crucial para su futuro". "Creo que el voto interesa más a algunas formaciones políticas que a los propios emigrantes", reiteró.
Si no fuese porque no quiero cometer una irrespetuosidad, reiteraría aquí lo que pensé apenas leer estas declaraciones del vicepresidente gallego. Sólo diré que, nadie hasta hoy, le dirá ni a el ni a otros, que sea crucial para su futuro el votar en municipales o autonómicas, ¡si es un derecho que tenemos!.
En cuanto a la propuesta del BNG, sería bueno dejar de lado la hipocresía y manifestar abierta y frontalmente que, dados los malos resultados obtenidos por esa fuerza en municipales y autonómicas, sugieren cortar por lo sano (para ellos) y dejarnos votar sólo, en nacionales y europeas donde no somos tan molestos (para ellos). Modestamente sugiero que se preocupen por mejorar las relaciones con la diáspora; que sacar la bandera española de los lugares que visita el señor Quintana, no sea algo trascendental en su agenda, como ocurriera en ocasión de su viaje a la Argentina.
Finalmente, si yo fuese dirigente del Bloque, estaría mucho más preocupado por la vertiginosa caída que esta formación tuvo en las municipales en Vigo y Ferrol -donde hace muy poco ostentó sendas alcaldías y hoy es una fuerza de segundo orden-, que en quitarle un derecho adquirido y constitucional a mis paisanos. Parece que para esta gente nosotros no somos gallegos como ellos.

sábado, 6 de octubre de 2007

domingo, 19 de agosto de 2007

JORNADAS BUENOS AIRES GALLEGA

Hoy me hubiese gustado comenzar este programa, comentando el éxito de las JORNADAS Buenos Aires Gallega, que, organizadas por el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; la Secretaría de Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; la Academia de Historia de la Ciudad de Buenos Aires; el Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires; la Comisión para la Preservación del Patrimonio Histórico Cultural de la Ciudad de Buenos Aires; con la colaboración de la Fundación Xeito Novo de Cultura Gallega; el Consello da Cultura Galega; el Museo Roca y la Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Cultura e Deporte, se realizaron del martes al jueves de la semana que finaliza. Sin embargo no lo voy a hacer por la sencilla razón de que no hubo tal éxito. 
En el acto de inauguración, al que concurrió el embajador de España, la cantidad de asistentes no superaba las cincuenta personas, en la clausura, que contó con la brillante presentación de la Orquestra de Cámara Galega, no se contabilizaban cien presencias. Si tenemos en cuenta que las Jornadas fueron presentadas, formando parte de una serie que culminará durante las celebraciones del Bicentenario de la Revolución de Mayo con un Congreso Internacional sobre las migraciones del primer y segundo Centenario. Reuniendo a especialistas argentinos y extranjeros para tratar los múltiples aspectos de la inmigración gallega en la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores. Y estuvieron orientadas tanto a los investigadores del tema, como al público en general. La concurrencia a las mismas dejó bastante que desear. Sin duda, no se hizo una promoción adecuada, ni se dio participación a quienes podrían hacerla.
A lo largo de las tres jornadas, se realizaron nueve mesas, con distintos expositores y moderadores, abriéndose en el final de cada una un espacio para las preguntas y el debate. En la mesa F "La colectividad gallega de Buenos Aires: Pasado y presente", Hernán Díaz, habló sobre "Aproximación a la historia de la Federación de Sociedades Gallegas"; Alejandro Fernández, "El papel de los gallegos en el asociacionismo español de Buenos Aires; Santos Gastón Juan, "Retos futuros de la colectividad gallega de Buenos Aires".
Ahora yo pregunto, ¿ La creación y la extraordinaria tarea solidaria del Hogar Gallego para ancianos; las romerías en la costa quilmeña; la "mayor agencia matrimonial que tuvo la Argentina" -los bailes del Centro Lucense_; las múltiples actividades de las restantes entidades gallegas; las audiciones radiales, encabezadas por la señora Maruja Boga, Alfredo Aróstegui y Tacholas, no merecían un espacio dentro de estas jornadas?. 
Y notaron ustedes que no mencioné al Centro Gallego de Buenos Aires, porque, en este caso tengo que confesar la vergüenza que siento, vergüenza ajena, pero vergüenza al fin. Vergüenza, porque, los organismos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que organizaron las Jornadas, seguramente desconocen la historia de nuestro centenario Centro, pero la Consellería de "Cultura" e Deporte de la Xunta de Galicia, que colaboró, y bastante, en la realización de las mismas, no debió permitir que se soslaye una preponderante intervención de este Centro. Faro iluminador de la cultura gallega durante la larga noche de piedra, organizando conferencias para que hablasen quienes no podían hacerlo "Na Terra", publicando libros en el idioma prohibido que, clandestinamente eran introducidos en Galicia; curando el cuerpo y el alma de miles y miles de paisanos a lo largo de un siglo; organizando con la colectividad las "Jornadas Patrióticas Gallegas" que contaban con una espléndida noche de Gala en el Teatro Colón; construyendo un edificio soberbio en la -declarada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires- "Esquina Porteña de la Galleguidad Universal", de Belgrano y Pasco; levantando en la necrópolis de la Chacarita, sobre tierra de la cuatro provincias gallegas, su "agallegado" Panteón Social que orgullosamente cobija la gran Cruz de Asorey, así como la tapa del nicho que cobijó al Guieiro Castelao. 
Ese Centro Gallego que, conserva como museo la habitación donde se produjo el pasamento de Castelao, no merece bajo ningún concepto, que los "iluminados intelectuales" de la Consellería de Cultura e Deporte de la Xunta de Galicia, participen y colaboren en la realización de unas Jornadas que ofenden la memoria histórica de nuestra colectividad.

---------------

RESPUESTA DE XOSÉ MANOEL NÚÑEZ SEIXAS

JORNADAS "BUENOS AIRES GALLEGA" 

"De iluminados y luminarias" 

En su comentario radial del 19 de agosto, el Señor Ramón Suárez expresó algunos comentarios críticos, y perpetró otros calificables de aviesos -por falsamente fundamentados y por ir mucho más allá de su intención textual- acerca de las jornadas "Buenos Aires Gallega", que organizadas por el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y con la colaboración de diversas entidades galaicoargentinas y gallegas -la Fundación Xeito Novo de Cultura Gallega, el Consello da Cultura Galega, la Consellaría de Cultura e Deporte de la Xunta de Galicia- reunieron en el histórico lugar de la "Manzana de las Luces", entre el 14 y el 16 de agosto pasados, a numerosos intelectuales y estudiosos argentinos y gallegos, que reflexionaron acerca del pasado y el presente de la presencia gallega en Buenos Aires. 
El buen nivel académico e intelectual, incluyendo dentro de él también las intervenciones testimoniales de quienes no son académicos y las aportaciones de quienes protagonizan hoy en día diversas iniciativas en pro de la cultura gallega en Buenos Aires, fue ampliamente reconocido por el público asistente. Se trató de unas jornadas a medio camino entre lo académico y lo divulgativo, con una asistencia de público que superó la media habitual en este tipo de eventos (no hablamos de paparotas, discursos políticos con movilización ad hoc, etcétera), y que contaron además con tres broches artístico-musicales de gran calidad: la intervención de la cantante galaicoargentina Graciela Pereira, del grupo Xeito Novo y de la Orquestra de Cámara Galega.
El Señor Suárez desliza algunas críticas relativas a la escasez -a su juicio- de público, a la falta de difusión de las jornadas y a la ausencia de algunos temas en las ponencias. Son comentarios que estimamos medianamente honestos y a los que intentaremos dar respuesta, aunque echemos de menos que los hubiese expresado en las propias jornadas, o ante los propios organizadores (eso de la clase y la elegancia son conceptos caducos, ya se sabe).
Primero, si bien es cierto que por complicaciones logísticas de última hora la cartelería y folletería sólo estuvo lista la víspera de las jornadas, estas últimas se difundieron por vía electrónica desde un mes antes, tanto a través de la plataforma del SICE como a través de diversas vías, y todas las instituciones gallegas de la ciudad recibieron igualmente información por correo electrónico, forma de comunicación predominante en el siglo XXI.
Algunas de las mejores audiciones radiales gallegas de la ciudad se hicieron eco durante semanas del evento. Tal vez no acertamos con la mejor de las mejores, y sea ahí aceptada nuestra humildísima genuflexión ante el mago de las ondas galaicoporteñas. Si desde algunas entidades no se informó, tal vez, a los socios en cumplida manera, eso no podía ser previsto por la organización.
De todos modos, asociados de diversas entidades de la Colectividad, más algunos directivos de varias de las más importantes, se personaron en las jornadas, en la medida en que sus obligaciones se lo permitían. Presencia que les agradecemos mucho.
Segundo, como nos consta que se explicó personalmente al Señor Suárez, lo que parece haber olvidado -tres días es una eternidad, tempus fugit-, si no figuró ninguna ponencia relativa a la gloriosa historia del Centro Gallego de Buenos Aires que nadie desconoce, y en primer lugar las instituciones y la esfera pública porteñas que usted cree tan indocumentadas, fue porque la persona encargada de ello -el Dr. Cócaro, de la UBA- no pudo acabar su ponencia por problemas familiares graves.
La comisión organizadora, en la que me incluyo, no consideró pertinente encargar a última hora una ponencia a otra persona sobre el mismo tema, ya que no existen historiadores especializados en la historia del Centro Gallego más allá del Dr. Cócaro, entendiendo como especialistas a quienes abordan un análisis solvente, teórica y metodológicamente fundamentado, de la historia de la institución, claro está (de coleccionistas de nombres de Juntas Directivas y demás emborronadores de páginas está el mundo lleno, pero eso no es un historiador ni un análisis solvente, Señor Suárez; y un ridículo provocaría un bochorno colectivo, supongo que hasta también el suyo).
Ciertamente, faltaron muchos temas por tratar. ¡Muchisimos! Las romerías, no sólo las quilmeñas, sino también las de Olivos y de tantos sitios, las matinées y bailes danzantes, numerosos perfiles de dirigentes, personajes ilustres de la Colectividad y un largo etcétera, incluyendo la historia de mi abuelo y mis tíos abuelos, por supuesto. Pero todo planificador de unas jornadas sabe que es imposible ser temáticamente exhaustivo. Otras habrá. Se trataba de ofrecer un panorama general y más o menos representativo, y no hubo por nuestra parte voluntad alguna de discriminación.
Si las anteriores críticas del Señor Suárez nos parecen cuando menos dignas de ser respondidas, el comentario final no puede ser más maledicente y revelador de que el objetivo general era malintencionado.
Para empezar, le informaré que ni la Consellaría de Cultura e Deporte, ni el Consello da Cultura Galega (dos instituciones, por cierto, diferentes: léase el Estatuto de Autonomía de Galicia) condicionaron para nada la elaboración del programa, y colaboraron de manera constructiva y generosa en diversos aspectos de las jornadas, incluyendo la gestión para la intervención final de la Orquestra de Cámara.
No hubo ningún “iluminado” como pretende el Señor Suárez, que parece querer ver oscuras manos tejiendo hilos siniestros en todas partes, y que se comporta, como diría miña nai, “como alguén a quen todos deben e ninguén paga”. Del comité organizador formé parte yo mismo, a título individual como investigador y profesor universitario. Si quiere personalizar sus críticas, Señor Suárez, ilumíneme por favor cual fanal de sabiduría acerca de qué cree que faltó o debería figurar. Pero tanto la comisión organizadora como yo mismo creemos tener la conciencia muy tranquila: hablaron quienes estimamos razonadamente que tenían algo que decir -no que repetir o vociferar- , al menos en el ámbito académico, dados el tiempo y la premura a que nos vimos forzados.
¿Podemos equivocarnos? Cierto. Nadie es infalible, salvo o Muxo. Pero presuponer que buscamos ofender a la memoria de la Colectividad gallega en Buenos Aires y la Argentina sólo revela dos cosas. O una supina ignorancia por su parte, Señor Suárez, sobre la trayectoria de los organizadores, que con su palabra y su pluma han puesto su granito de arena a que la historia y la importancia de la Colectividad gallega en la Argentina sean conocidas y valoradas en ámbitos argentinos, gallegos, europeos y mundiales. O una aviesa intención que va más allá de sus palabras. Como no acostumbro a dar crédito a teorías de la conspiración, me limitaré a creer que se trata de un desliz provocado por la pasión que usted pone en su labor. Pues no estimo que hayan sido estas jornadas las que más hayan hecho por desmerecer el buen nombre y la memoria de la Colectividad. Sólo desde una ruin intención se puede afirmar tal cosa. Pero quizás sí contribuyen a ofender a la memoria y la historia de los gallegos en la Argentina quienes aún siguen creyendo que la cultura gallega en Buenos Aires ha de consistir en una luminaria: una luz colgada de un balcón que sirve para adornar -otra acepción, no sé si pertinente, de la palabra es “cantidad que se daba a los ministros y criados del rey para el gasto que debían hacer las noches de luminarias públicas”-. Luminaria colgada en un bolichito minúsculo y a medida, bien protegido del ruido exterior y cuanto más polvoriento mejor, con gaitas y zanfoñas, cuyas actividades sean ignotas para la esfera pública porteña, y a ser posible financiado desde Galicia (siempre les dirán que se callen, que no son de acá). Y desvirtúan el prestigio de la Colectividad galaica en Buenos Aires quienes consideran que la cultura gallega se limita a una concepción puramente folclórica, choromiqueira de conventillo y nostálgica; a una erudición acumulativa, repetitiva, dispersa e inútil, sin ninguna proyección académica; a la reproducción de cuentos druídicos e historias nostálgicas para consumo interno; o a una satisfacción de propios intereses y egos con la etiqueta “Galicia” como pretexto. O, en fin, quienes crean que el patrimonio histórico de la Colectividad se debe pudrir, no tomando cartas en el asunto en ningún momento. Le sugiero que mire por ahí, Señor Suárez, a ver si encuentra tamañas ofensas. Igual se lleva alguna sorpresa.
Esas y otras visiones de la cultura y la memoria de Galicia en Buenos Aires sólo contribuye, además, a una cosa: a que los viejos estereotipos y prejuicios subsistan. Y no debe ser así. La cultura gallega, y en eso coincidirá el Señor Suárez conmigo, es y debe ser algo más que un recreo dominical de aficionados, “vivos” y escribidores más o menos mediocres. La pasión debe ir acompañada de la razón, y la pulsión identitaria del talento y la competitividad. Lo que hizo a la cultura gallega grande en Buenos Aires tiempo ha, fue que en ella militaron gentes que tenían mucho que decir fuera de ella, y que con orgullo proclamaron que eran gallegos, sin esperar por cierto contraprestaciones. Pensemos en Seoane, sin ir más lejos. A eso se ha de aspirar, ni más ni menos. Nos equivocaremos muchas veces por el camino, pero el tiempo nos dará la razón.
Le saluda atentamente,
Xosé Manoel Núñez Seixas


---------------

Respuesta al profesor Núñez Seixas

Desde Buenos Aires, el 26 de agosto, es para mi un auténtico honor que, un investigador y profesor universitario, se tome una semana de tiempo y responda a un comentario editorial vertido en mi programa radial "Con Vós" y publicado en la página web del mismo: www.galiciaconvos.com.ar . Lo mio, reitero, no fue más que un comentario de lo que ocurrió y dejó de ocurrir -a mi juicio-, en las referidas jornadas. No es mi deseo polemizar con nadie, mis oyentes, a quienes fue dirigido el comentario me conocen muy bien y, sólo escribo estas líneas, que serán las últimas sobre el tema, a modo de acuse de recibo.
La respuesta del profesor es altamente esclarecedora y sólo lamento que no mantuviese en la misma la compostura acorde a sus títulos, pues creo que la nota podía ser respondida marcando los errores cometidos, si es que los hay, y no pretendiendo descalificar al autor poniendo un manto de sospecha acerca de la posible intención aviesa del mismo. Me alegra si el estilo "canchero" y sobrador del profesor, no exento de buen humor, en otros párrafos que señalo y contesto.

Párrafos extraídos de la respuesta precitada: 
"el Señor Ramón Suárez expresó algunos comentarios críticos, y perpetró otros calificables de aviesos -por falsamente fundamentados y por ir mucho más allá de su intención textual- acerca de las jornadas "Buenos Aires Gallega" 
"El Señor Suárez desliza algunas críticas relativas a la escasez -a su juicio- de público, a la falta de difusión de las jornadas y a la ausencia de algunos temas en las ponencias. Son comentarios que estimamos medianamente honestos
"Si las anteriores críticas del Señor Suárez nos parecen cuando menos dignas de ser respondidas, el comentario final no puede ser más maledicente y revelador de que el objetivo general era malintencionado." 
"Del comité organizador formé parte yo mismo, a título individual como investigador y profesor universitario. Si quiere personalizar sus críticas, Señor Suárez, ilumíneme por favor cual fanal de sabiduría acerca de qué cree que faltó o debería figurar. Pero tanto la comisión organizadora como yo mismo creemos tener la conciencia muy tranquila: hablaron quienes estimamos razonadamente que tenían algo que decir -no que repetir o vociferar- , al menos en el ámbito académico, dados el tiempo y la premura a que nos vimos forzados.
¿Podemos equivocarnos? Cierto. Nadie es infalible, salvo o Muxo". 
Respuesta: No me siento capacitado para responder tan halagüeña definición.
"Algunas de las mejores audiciones radiales gallegas de la ciudad se hicieron eco durante semanas del evento. Tal vez no acertamos con la mejor de las mejores, y sea ahí aceptada nuestra humildísima genuflexión ante el mago de las ondas galaicoporteñas. Si desde algunas entidades no se informó, tal vez, a los socios en cumplida manera, eso no podía ser previsto por la organización."
Respuesta: En mi programa se difundió la convocatoria a las jornadas, sigue sin informarse bien profesor
"Segundo, como nos consta que se explicó personalmente al Señor Suárez, lo que parece haber olvidado -tres días es una eternidad, tempus fugit-,
Respuesta: Se me explicó ante una consulta personal , manifestando yo, mi total desacuerdo y, como es fácil percibir es sólo un item de mi comentario. Modestamente creo que un gran investigador, -aún sin coincidir con lo expuesto- se debiera dar cuenta que mi memoria retiene cosas de más de tres días de antigüedad.
De todos modos reitero mi agradecimiento y, no sabiendo latín, contestaré en galego el tempus fugit: Se tres días é unha eternidade, unha semana -o tempo que demandou a resposta- ¿como se definirá?
Ramón Suárez O Muxo

---------------

DESVERGONZA DE NÚÑEZ SEIXAS

X.M. NÚÑEZ SEIXAS, HISTORIADOR

"Na diáspora percibiuse que algunhas formas do pasado están por periclitar"

Dende Vieiros Bos Aires, Debora Campos ofrécenos unha conversa cun dos participantes nas xornadas 'Buenos Aires Gallega'.

Debora Campos - 09:35 18/11/2007

Rematados os tres días de ponencias, xurdiron algunhas voces alporizadas de operadores que lanzaban acusacións e falaban dunhas "xornadas que ofenden a memoria histórica da nosa colectividade". Tamén rexeitaban explícitamente o traballo feito polos académicos Como se explica esta reacción tan violenta no propio ventre da colectividade galega?
Non ofende quen quere, senón quen pode. Houbo –supoño eu- egos feridos, de dicentes intelectuais de palleiro que por promoveren a muiñeira se cren merecentes da condición de herdeiros dos grandes intelectuais da colectividade en tempos pasados e non tan pasados; e mais quen, no fondo, están tan condicionados pola asunción dos estereotipos negativos verbo da cultura, a identidade e a lingua galega que son incapaces de considerar que a cultura galega é unha cultura equiparábel a calquera outra, e por tanto non só obxecto de relicario e de señardade folclórica, senón tamén asunto de profesionais e académicos. E non académicos, pero que van alén do folclore e do saudosismo morriñento. 
Na miña opinión, non hai que dar máis importancia a tales reaccións da que teñen. Eu nin sequera perdín o tempo en estar ao corrente delas. E animo a todos os que queiran labourar en serio pola cultura galega da diáspora a que fagan o mesmo, se ben respectando o pasado e presente da colectividade, asumindo as súas grandezas e miserias institucionais, que de todo hai, pero sobre todo os animo (anímovos) a que ollen cara ao futuro. O mundo non se acaba nas portas dun centro, dunha oficina da Xunta, dunha consellaría… O mundo da Galiza global é moito máis ca iso. 
Coido e desexo que isto non sexa polo Alzheimer, pero resulta patético ler semellante desvergonza. 
O Muxo 


---------------

COMENTARIOS RECIBIDOS

Estimado Sr. Suárez:

Hola Ramón, primero quiero felicitarte por tú editorial, ya que expresas tu opinión como Gallego y luego como periodista sobre las jornadas que se realizaron en Buenos Aires, se puede coincidir o no con lo que manifestaste, pero nadie puede dudar de tu honorable proceder y del trabajo que desarrollas por la cultura de Galicia. Es evidente que una nueva ola de seudo intelectuales se han apropido del término cultura, desconozco quien es este señor José Manuel Núñez o como se quiera denominar en Gallego, para que venga a darnos clases de quien es más culturoso que otros,
desconociendo la idiosincrasia del emigrante que vive en Argentina. Lamento que la Xunta envíe a estos personajes, que flaco favor nos hacen y le hacen. Creo que nadie de nuestros paisanos desconoce quien fue Pondal, Rosalia de Castro etc.pero no nos podemos olvidar de todos esos Gallegos desconocidos, que mantuvieron vivo el idioma, la música, la empanada etc. y eso también es cultura en aquellos tiempos que no existía internet, televisión satelital, teléfonos celulares etc.
Ramón, te reitero mi felicidad por el editorial y te pido que continúes con el recreo dominical de aficionados, que tanto bien nos hace y donde no se descalifica a nadie por expresar otras ideas.
Un abrazo. Juan Carlos "Gallego nacido en Buenos Aires"

Juan Carlos Oroña Marcote, Florida, Buenos Aires


---------------

Mi solidaridad con Ramón Suárez O Muxo ante la imbecilidad de un burócrata.

Carlos Penelas


---------------

Queremos expresar a nosa solidariedade co periodista Ramón Suárez O Muxo, quen día a día traballa a prol da cultura galega en Bos Aires e que foi atacado polo cativo feito de ter cumprida a súa función de periodista e narrar os feitos que temos visto todos, querendo dar fe da honestidade do mesmo, posta en dúbida dun xeito inconcibíbel.
Os que facemos Galicia espallada:
Lic. Mónica Suárez Groba, neta de galegos de Ponteareas
Ulises Pimentel Viaño, fillo dunha galega de Ordes


---------------

Sr. Jorge Navós:

Lamento que los representantes de nuestra querida Galicia reaccionen con tanta virulencia frente a la opinión honesta y esclarecida de uno de los periodistas más cabales de la colectividad gallega, Ramón Suárez O Muxo. 
La misma virulencia del ataque al señor Suárez está dando la medida de lo acertado de su crítica, que comparto plenamente.


Beatriz López, nieta de gallegos oriundos de O Saviñao.
Profesora en Letras, traductora y periodista. Autora del libro : Hasta la Victoria siempre, Testimonio de Carmen Cornes, emigrante gallega y militante de la vida.


---------------

Estimado Sr. Suárez. ¿qué le pasa a Xosé M. Seijas?. Si por su crítica, que la hizo como corresponde y sin ofender a nadie, se ha puesto tan nervioso, sospecho que tiene miedo que lo echen del puesto que desempeña. Tanto no lo echaríamos de menos.
Usted, amigo, no pierda su compostura habitual. Aunque ladren los perros, usted siga cabalgando. Su camino siempre ha sido el correcto, trillado de honestidad y verdad.
Un abrazo.

Luis Varela, Buenos Aires


---------------

Ramón: te agradezco el editorial del 19-8-2007 y francamente cuesta creer que no se haya tenido en cuenta al Centro Gallego y nada menos que en el año de su centenario, en cuanto a la promoción de los actos te comento que el domingo pasado durante el programa ....................., hicieron un comentario sobre la actuación de la Orquesta de Cámara Gallega y que no tenían la información, les comuniqué telefónicamente los datos de tu página que estaban muy bien detallados y jamás pasaron la información al aire, sin lugar a dudas no hay interés en informar.

María Delia Campos, Buenos Aires


---------------

Sres. lectores y oyentes de "CON VOS"

Evidentemente esto se ha ido de desmadre, invito a leer la secuencia de comentarios que aparecen en la pagina.
1) Critica feroz y acida del Sr. Suarez hacia las "Jornadas Buenos Aires Gallega".
cito textual del Sr. Suarez: "Jornadas que ofenden la memoria histórica de nuestra colectividad"
2) Comentario de algun oyente discrepando con tales criticas.
3) Respuesta de uno de los organizadores al Sr. Suarez utilizando la misma tonica acida que empleo el Sr. Suarez.
O como pretendian que reaccionaran los organizadores?
4) Nuevos comentarios de "solidaridad al Sr. Suarez" ante una supuesta agresion del Prof. Nunez Seixas, incluso en un comentario lo denominan burocrata, sin reparar en la trayectoria academica del Prof. Nunez Seixas.
Creo que las pasiones politicas estan haciendo que se pierda la cordura en este tema. 
Estamos cansados que seudo periodistas crean que representan a los gallegos de la Emigracion. 
Porque no se indignaron en las ocasiones que tenian que indignarse cuando se afecta a nuestra colectividad con medidas que la perjudican.
Todavia algunos tienen el pensamiento de que, parafraseando a Orwell:
"TODOS SOMOS GALLEGOS PERO ALGUNOS GALLEGOS SON MAS GALLEGOS QUE OTROS"

Fernando Blanco, Buenos Aires


---------------

RAMON:

Hay personajes que sin lugar a dudas no soportan que pongan en evidencias sus fallos y son cultores de aquello tan practicado por muchos de ellos, que la mejor defensa es un buen ataque, tu con la verdad por delante, sigue así tienes nuestro respaldo. recibe nuestro saludo extensivo a toda la familia.

Rul y Delia, Buenos Aires.


---------------

Como concurrente, con gran sacrificio, a la "Jornadas Buenos Aires Gallegas" realizadas la semana del 14 al 17 de este mes y al leer su editorial donde solo surgen criticas a tales Jornadas sentí una profunda decepcion y estupor ante tal Editorial.
Uds. debe saber muy bien la realidad por la que pasa nuestro colectivo gallego en Buenos Aires donde existen infinidad de agrupaciones y cada una trata de realizar su pequeño aporte a la difusion de la cultura gallega. 
Todos los actos de cada agrupacion pueden ser objeto de reproche por uno u otro motivo, pero me parece que si hay que reprochar algo a nuestra comunidad gallega (a sus Instituciones, obviamente) hay una infinidad de cuestiones mucho mas importantes que su reproche a estas Jornadas (por ejemplo acomodos en los viajes, en los cursos en los puestos directivos, marginación de personas, etc, etc,).
Ahora bien como muchos sostienen en nuestra Comunidad si su interés es desprestigiar un acto por algún motivo de adhesión política de su parte, cosa que muchos sostienen, (llamándolo incluso fotógrafo Oficial) es otro cantar...
Sr. Muxo en nuestra comunidad todos nos conocemos y no precisamente de comer en O Toxo, así que...!! HAGAME EL FAVOR¡¡
Con afecto, un hijo de emigrados ingenuamente independiente.

Adrian Alvarez, Buenos Aires (21-08-2007)

domingo, 1 de julio de 2007

ACERCA DE BOLUDO, PELOTUDO Y EL PRESIDENTE DE LA ACADEMIA ARGENTINA DE LETRAS

El martes pasado en el programa "Clave Continental" que por la radio homónima conducen los periodistas Diego Valenzuela y Osvaldo Barone, se le realizó una entrevista al señor Pedro Barcia, presidente de la Academia Argentina de Letras. En la misma, el señor Barcia, se refirió a la relatividad de las malas palabras, a boludo a pelotudo; dijo lo siguiente: Escuchar ( descargar )
Seguí con mucha atención todo el reportaje y de repente, me sobresalté, no podía dar crédito a lo que acababa de oir y quiero compartir con ustedes. Ante una consulta del señor Valenzuela, referida a un diccionario de abreviaturas de una empresa de telefonía celular, el entrevistado respondió que, era "una gallegada" y reforzó enfáticamente "una gallegada absoluta": Escuchar ( descargar )
Si el presidente de la Academia Argentina de Letras, quiso desmerecer dicho diccionario ejemplificando con que los gallegos hacemos las cosas mal y de ahí lo de gallegada, simplemente es, un PELOTUDO. Ahora si, siguiendo la costumbre popular argentina de decirle gallego a lo español, el señor Barcia, quiso significar que el contenido de la obra está españolizado, creo que cometió un serio error, no admisible desde su condición jerárquica e intelectual. Abundan los adjetivos en el idioma castellano, sin necesidad, para calificar, de recurrir a una etnia o comunidad, generando con ello una lógica sensación de discriminación y enfado.
Si ésta última es la interpretación correcta del exabrupto del presidente de la Academia Argentina de Letras, retiro la calificación de PELOTUDO y, aceptando la connotación que él mismo le diera, digo, cariñosamente, que el señor Pedro Barcia es un BO-LU-DO.

domingo, 7 de enero de 2007

HOMENAJE A CASTELAO, EN EL PROGRAMA CON VÓS

EN EL 57º ANIVERSARIO DE SU PASAMENTO

Alfonso Daniel Manuel Rodríguez Castelao, nació en la localidad coruñesa de Rianxo en 1886, y murió en el exilio, en Buenos Aires, el 7 de enero de 1950. Importante político, escritor, pintor, y dibujante gallego. Uno de los padres del nacionalismo gallego. Estudió medicina, pero confesaba: "Fixenme médico por amor a meu pai; non exerzo a profesión por amor á humanidade" ("Me hice médico por amor a mi padre; no ejerzo la profesión por amor a la humanidad").
Hijo de Manuel Rodríguez Dios, pescador, y de Joaquina Castelao Genme. Manuel emigró a Argentina a los tres meses del nacimiento de Daniel, y en el transcurso del 1895 Joaquina emigró también, llevando al pequeño Alfonso, para ir a vivir con su marido en Bernasconi, en la Pampa. Allí residió hasta 1900 y según cuenta el propio Castelao descubrió el valor de la caricatura leyendo Caras y Caretas.
Estudió medicina en la Universidad de Santiago de Compostela. Durante sus años en la universidad brota su interés por el dibujo y la pintura y en especial por la caricatura. En 1908 expuso sus dibujos en Madrid y comienza a colaborar con la revista Vida Gallega. Entre 1909 y 1910 hace un curso de doctorado en Madrid y participa en la III Exposición Nacional de Humoristas y colabora como ilustrador con El Cuento Semanal. En 1910 se especializa en Santiago en obstetricia y al terminar se instala en su Rianxo natal.
Después de leída esta corta biografía extraída de Wikipedia , reseñamos facetas del "Guieiro", tomadas en su mayoría del libro Sempre en Galiza, que publicara en Buenos Aires y que transcribimos a continuación

CONFERENCIA SOBRE EL ARTE

El 21 de noviembre de 1932, pronunció una extensa conferencia sobre el arte, en el paraninfo de la Universidad de Santiago, de ella extraje el siguiente tramo: .....Si los artistas jóvenes gallegos me pidiesen un consejo yo les diría: No huyan de la naturaleza ni renieguen de vuestra técnica inocente. ¡ La naturaleza! dejadme repetir ahora lo que ya dije en otro lugar.
Yo no sé si Dios le puso rabo a los caballos para que espanten las moscas, y menos puedo decir que nos dio nariz para cabalgar los anteojos, y orejas para trabar las riendas de los mismos. Pero hay hombres que aseguran permanentemente, que el pararrayos es un triunfo del hombre contra la naturaleza, cuando en verdad es una defensa que la buena naturaleza nos dio para que nos defendamos de los rayos, pues si ella quisiera éstos se ensartarían en las cabezas de los hombres y no en las puntas metálicas.
El hombre se puede envanecer de haber inventado el paraguas contra la lluvia y ya es bastante.
Más aún hay hombres que piensan que hacen hijos y dicen que hacen hijos con la misma jactancia con que un zoqueiro di que fai zocos. A esta clase de hombres, estúpidamente tontos, pertenecen muchos artistas que aseguran ser creadores, en absoluto, de sus obras de arte...¡no! los hombres, aunque sean artistas no son dioses. Y nadie puede negarme que el primer sorprendido delante de una obra de arte es su propio autor, del mismo modo que un padre ante la hermosura de un hijo recién nacido.
El artista es padre de sus obras de arte, aunque esto no lo priva de ser creador de sus obras malas y perecederas.

REFIRIÉNDOSE AL IDIOMA

Estamos hartos de saber que el pueblo gallego habla un idioma propio, hijo del latín, hermano del castellano y padre del portugués. Idioma apto y apropiado para ser vehículo de una cultura moderna y con el cual podemos comunicarnos con más de sesenta millones de almas (hoy, muchos más ).
El gallego fue instrumento maravilloso de la gran y única poesía lírica de Hispania y en el escribían los ingenios peninsulares -tanto de dentro como de fuera de Galicia-, cuando la lengua de Castilla no tenía categoría literaria.
El gallego es un idioma extenso y útil, porque con pequeñas variantes, se habla en Brasil, en Portugal y en las colonias portuguesas.
El gallego resurgió en el siglo pasado con poetas tan notables como Rosalía, Curros y Pondal. Nuestro idioma es tan hermoso que un poeta andaluz como García Lorca -el poeta mártir- no resistió su embrujo y compuso seis poemas en gallego. El gallego -sólo rechazado por los señoritos o por los trabajadores que quisieran ser señoritos- es hoy el idioma que prefieren los intelectuales como vehículo de nuestra cultura; pero
Aunque careciera de tantos méritos contraídos, le sería suficiente ser el habla del pueblo trabajador para estar dignificado por si mismo, pues el gallego es una ejecutoria viva del trabajo y una cédula honrosa de ciudadanía y democracia. No olvidemos que si aún somos gallegos es por obra y gracia del idioma.
Un gallego puede hablar castellano con el mismo interés con que habla cualquier otra lengua extranjera, pero en cuanto un gallego habla el castellano como lengua propia deja de ser gallego sin que por eso llegue a ser castellano.
A nuestra habla popular viva y gloriosa, los imperialistas le llaman dialecto. Y yo les preguntaría: ¿dialecto de que idioma? ¿del que ustedes llaman español? de ninguna manera, porque el idioma que ustedes impusieron por la fuerza es un hermano menor del gallego, ¿acaso queréis decir que es un dialecto del latín? Pues entonces llámenle dialecto al francés, al italiano, al rumano, porque también son hijos del latín y hermanos del gallego.
Yo les diría más: Prohibisteis el gallego en las escuelas para producir en el espíritu de nuestros niños un complejo de inferioridad, haciéndoles creer que hablar gallego era hablar mal, y que hablar castellano era hablar bien. Expulsasteis el gallego de las iglesias, haciendo que los representantes de Cristo explicaran el Evangelio en el idioma oficial, que el pueblo no hablaba ni comprendía bien.
Desechasteis el gallego ante los tribunales de justicias y llegasteis a castellanizar bárbaramente las toponimias gallegas. ¿Y de que os valió? Porque después de más de cuatro siglos de política asimilista, ejercida con total riqueza de astucias y violencias, nuestro idioma sigue vivo. Sois pues, unos imperialistas fracasados.

LA POLÍTICA

En diciembre del 32 se crea una comisión para elaborar un proyecto de estatuto de autonomía del que será principal sostén Alexandre Bóveda. En ese mismo año se aprueba el estatuto de Cataluña. En noviembre del 33 hay una gran crisis institucional y se llama a elecciones; la derecha gana con amplia mayoría en España y Galicia, los galleguistas sufren estrepitosa derrota quedando sin representantes en el parlamento. A Castelao se le impone un destierro en Badajoz y a Bóveda en Cádiz (1934). En febrero del 36 con el triunfo del Frente Popular en las elecciones generales ambos vuelven a Galicia.
La república que como dijimos había aprobado el estatuto de autonomía de Cataluña y luego el de las Vascongadas, siempre puso trabas al de Galicia. 
Dijo Castelao: Los republicanos nos causaron mucho daño, porque siendo ellos los únicos obligados a comprendernos, eran justamente, los que nos acusaban de separatistas y retrógradas. Es necesario decir que algunos se sentían compasivos y sólo nos llamaban ilusos, locos o tontos. La incomprensión de estos "avanzados" fue lo que nos obligó a dejar la política militante para entregarnos de lleno a la labor cultural y preparatoria, que tan buenos servicios prestó a Galicia, pues no tardamos en ser comprendidos por la juventud y en crear un ambiente de galleguidad que se infiltró en todas las entidades democráticas. Y cuando llegó la hora fuimos nosotros los galleguistas, mejores republicanos que los profesionales del republicanismo.

DESTERRADO EN BADAJOZ

En el destierro escribió: Me acuerdo de algunos gallegos que viven pro seu bandullo, porque son juiciosos y no sufren las vicisitudes de los demás. Parece que tienen el pesimismo de los viejos y aún no se aventuraron en ninguna empresa. Parece que tienen el escepticismo de los que están de vuelta y aún no se arriesgaron a viajar. Parece que son dueños de la verdad y aún no pasaron hambre ni sed. Parece que triunfaron en alguna lucha terrible decisiva y no hicieron más que huir ante los peligros. Parece que merecen lo que ganan y no se dan cuenta de la suerte que los ayuda. Parece que están capacitados para regalar consejos y con sus sentencias egoístas se acabaría el mundo. Son interesados, trabajan para su provecho y no conciben más ideal que el de vivir desahogado y sin dolores en el estómago.
Estos son los que me decían: ¿Por qué te metiste en política? La política es una cochinada y tu estarías mejor en tu casa haciendo arte. Son gallegos y no conciben que Galicia pueda salvarse con una política honrada. Son gallegos y no saben que Galicia necesita una política propia, para lograr el desarrollo normal de su economía. Son gallegos y no se dan cuenta de la necesidad de una política que garantice la vida de nuestra cultura. Son gallegos y no saben que tenemos un destino histórico que cumplir en España y en el mundo. Estos son los que dicen:
Yo no siento la necesidad de hablar gallego (porque esa necesidad no se siente en el estómago)
Yo me siento bien donde pueda vivir con desahogo (porque llevan la patria en la suela de los zapatos)
Yo no creo en nadie (porque tampoco creen en si mismos)
Yo reniego de la política (porque saben que la política da disgustos)
Yo me río de los políticos (porque quizás no tuvieron la oportunidad de lamerle los pies)
Yo no pertenezco a ningún partido (porque no quieren comprometer su tranquilidad).
Así son muchos gallegos serios y sensatos en apariencia, que visten bien e imponen respeto a sus consocios del casino. Cualquier día un gallego de estos, que no quiere meterse en política pasa súbitamente a ser directivo de una entidad que defiende intereses, y lo veréis sentado en un banquete, al lado de cualquier político inmundo.
Hace muchos años llegó a Badajoz un empleado público gallego a quien le gustaban las resecas tierras del sur. Y como no pudo ir a Andalucía se conformó con Extremadura donde se casó y ahora es un jubilado que lee el ABC y pasea arrastrando los pies por el puente del Guadiana con un clavel en la solapa.
Me lo presentaron por ser gallego y hoy me tentó el demonio a pasear con él ¡que de pavadas tuve que escuchar!. Me habló de las corridas de toros, de la lotería nacional, de los grandes políticos gallegos y del asco que le inspira el catalanismo. Me dijo que no sabe como hay quien viva en nuestra tierra con tanto llover y llover. Me dijo que el atraso de nuestros labriegos se debe a que no hablan en español.
Yo sabía de muchos que se salvaron de la mili pagando seis mil reales y podían haberse salvado por tontos, como se de muchos que llegan a jubilarse por la edad y que padecían de incapacidad congénita cuando se les regaló la credencial. Sabía que los imbéciles más fenomenales que parió nuestra tierra andan bien vestidos, y muchas veces llegan a "excelentísimos señores" por riguroso turno de antigüedad. Llegué a saber que algunos tontos de nacimiento charlatanean envanecidos desde los sillones de la universidad. Yo sabías todo esto; y siempre logré huir de semejantes corsos. Y hoy ¡quien lo diría! Caí en Badajoz.
Hermanos huid siempre de los tontos, no os acerquéis a ellos, porque pueden robaros algo de vuestra razón y transmitiros su tontería. Dejadlos pasear, hablar, bailar y crecer en su mundo. Y si algún tonto llega a ser autoridad no os asombréis, porque son cosas del sistema que combatimos y de los tiempos en que nos tocó vivir.

NO RACISTA

Para nosotros los gallegos, acostumbrados a recorrer el mundo y a convivir con todas las razas, el nacionalismo racista es un delito y también un pecado. Jamás medimos los diámetros de nuestro cráneo, ni se lo medimos a nadie para ser admitido en nuestra comunidad. Cierto que nos sentimos celtas; pero más que pensar en los invasores que nos dieron el impulso genético de nuestra unidad espiritual, pensamos en las afinidades étnicas que no asemejan a otros pueblos atlánticos, que viven en los finisterres irlandeses, galeses, bretones, etc. Y tales signos diferenciales los atribuimos al poder creador de la tierra madre, molde que nos va haciendo a su imagen y semejanza. El sol es único para todos los hombres del mundo, pero hace negros en África y blancos en Europa. Y nuestra tierra tiene el poder suficiente para hacer blancos a los negros.
Y aquí resume un cuento escrito por él: Érase un "habanero" que trajo un muchachito negro, como podía traer un papagayo ó un fonógrafo. El "habanero" murió, el negro llegó a muchacho, y sintió como cualquier gallego la necesidad de recorrer mundos, y emigró a Cuba, pero la morriña no lo dejaba vivir allí. Y harto de llorar volvió a "su" tierra. No traía dinero, traía un traje nuevo un baúl vacío y mucha alegría en el corazón. Aquel negro era gallego.

EL ESTATUTO Y EL LEVANTAMIENTO ARMADO

El 28 de junio de 1936 se aprueba en un plebiscito el estatuto de autonomía. Había 1.343.135 electores habilitados, votaron a favor 993.351, en contra 6.161, en blanco 1.451. El quórum necesario eran 895.423 votos sobraron 97.927.
En julio se produce el alzamiento militar y en agoto fusilan a Alexandre Bóveda.
Siguió luchando por el estatuto, el que finalmente tomó estado parlamentario en las cortes de Montserrat el 1 de febrero. Ese año deja España y en 1940 escribe en Nueva York: Me salvé de la muerte, con la vida a cuestas por caminos que jamás pensé recorrer. Va conmigo la Santa Compaña de los mártires gallegos, y ando con ellos siguiendo la estrella del galleguismo. No hay sufrimiento mejor para un patriota desterrado y nadie puede exigirme que cargue con dolores ajenos. Me alcanza con ser gallego. Y más aún después de perder la fe en los hombres con quienes estábamos vinculados. Si algo puede expresar mi pluma es el respeto que me inspira el pueblo español; pero este pueblo no es solamente el que sufre en los campos de concentración en Francia, ni el que anda sin rumbo por tierras de América, sino el que vive y muere en silencio avasallado en España por los militares triunfantes. Permitidme decir que tengo más confianza en los españoles vencidos que en los desterrados. Tengo más fe en los juncos -doblados por la correntada, pero firmes, con las raíces en la tierra- que en los árboles que arrastró la corriente, porque cuando las aguas vuelvan a su cauce natural, el juncal revivirá y se pondrá de pie.

AUTODEFINICIÓN

Claro está que yo no he sido nunca un político profesional. La política no ha sido nunca mi profesión; pero si mi vocación, la vocación de toda mi vida. Compara el sentimiento gallego de mis primeros dibujos con la idea galleguista de mi reciente libro y veréis que son una misma cosa, y veréis que yo he sabido conservarme idéntico a mi mismo y que mi vida moral y política es una línea recta como la franja azul de nuestra bandera. Yo no he cultivado jamás el arte por el arte. El arte para mi no ha sido más que un elemento, un recurso, un medio de expresión, y con el lápiz o la pluma sólo he querido ser un intérprete fiel de mi pueblo, de sus dolores y de sus esperanzas: Dibujé siempre en gallego; escribí siempre en gallego y si sacáis lo que hay de gallego y de humano en mi obra no quedaría nada de ella.

DICHO POR OTERO PEDRAIO

"Llegó a tener en Buenos Aires una verdadera adoración como la que tenía en Galicia. Recordaba las últimas elecciones de la República: Aquellas elecciones con la votación enorme que hubo en Pontevedra, excedían los límites de los partidos políticos. Aquello era adoración como a un jefe de pueblo. Y podemos decir que en todo el transcurso de los siglos XVIII y XIX no hubo un jefe del pueblo, del pueblo de Galicia, como Castelao. Un jefe que no era jefe de un partido político; un jefe que era un jefe sentimental, un jefe de esperanzas; una especie de patriarca, una especie de Moisés, para decirlo con palabras ilustres y que no pueden mentir".
"Y con nuevas fuerzas nuestros cansados brazos de anciano estrechan la sombra fina del incomparable amigo, la más hermosa y noble presencia de la Galicia de todos los tiempos".